Un libro y una peonía

 Hoy es el Día del Libro, los catalanes lo celebran con una rosa y los extremeños deberían de hacerlo con una peonía, una flor emblemática de la flora de Extremadura.

Hoy es también el día en el que muchos leen algún fragmento del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Pero hoy manda el corazón, me he puesto delante de mi librería, no muy bien nutrida por cierto, pero eso sí, cada uno de mis libros representa algo importante para mí. Y la vista se me ha ido al tercer estante, entre Platero y yo de Juan Ramón Jiménez y Los Sueños de Francisco de Quevedo. Allí estaba, delicado, breve, forrado con mimo con papel transparente…SOBRE EL AMOR de Miguel de Cervantes, subtitulado «Un esperanza que se lleva el viento, un dolor con renombre de alegría» , pura poesía, tan solo Cervantes podía definirlo así.

Curioso, abro el libro por la mitad, justo por el marcapáginas que esta vez no me publicita por cierto ninguna editorial o librería, la frase tiene calado ¿POR QUÉ TE CONFUNDES Y TE AGITAS ANTE LOS PROBLEMAS DE LA VIDA?

Entre la página 60 y 61, Don Quijote de la Mancha responde:

PRIMERA PARTE, Capítulo XXVII

Quién menoscaba mis bienes?

Desdenes.

¿Y quién aumenta mis duelos?

Los celos.

¿Y quién prueba mi paciencia?

Ausencia.

De ese modo en mi dolencia

ningún remedio se alcanza,

pues me matan la esperanza

desdenes, celos y ausencia.

¿Quién me causa este dolor?

Amor.

Y ¿quién mi gloria repugna?

Fortuna.

Y ¿quíen consiente en mi duelo?

El cielo.

De ese modo, yo recelo

morir deste mal extraño,

pues se aúnan en mi daño

amor, fortuna y el cielo.

¿Quién mejorará mi suerte?

La muerte.

Y el bien de amor¿quién le alcanza?

Mudanza.

Y sus males, ¿quién los cura?

Locura.

De ese modo, no es cordura

querer curar la pasión,

cuando los remedios son

muerte, mudanza y locura.

Pues esta joyita de libro editado por TAURUS en su colección GREAT IDEAS, me lo regaló mi querido sacerdote, profesor y amigo Don Agustín Pérez del Casar. En una de sus cartas, esporádicas pero llenas de sabiduría, me recordaba la famosa frase de Cervantes, «La pluma es la lengua del alma»

La verdad es que ahora que escribo blogs, páginas de facebook y que comparto mis posts y mis poemas hasta en Linkedin, ávida y ansiosa por conseguir Me gustas, Me encantas, Te comparto…no sé si seré capaz de que mi pluma sea la lengua de mi alma, no es fácil ni saludable ir a pecho descubierto por la vida, pero por encima de todo seré honesta, os lo aseguro, y nunca escribiré lo que no sienta ni piense, intentaré no ser esclava de mis bajas pasiones…Me encantas, me gustas y te comparto.

Muy atrás quedan las clases de Lengua y Literatura, el Instituto Bárbara de Braganza, el Casino y el vasito de mosto y ensaladilla «transgrediendo» la norma a las 11 de la mañana a espaldas del temido Jefe de Estudios. Pero mi querido profesor no es un recuerdo, permanece vivo en mi corazón . El Día del Libro es un buen día para pensar en él. Esta fue mi más sentida despedida, la comparto con vosotros.

Esta primavera hay que vivirla aunque estemos en casa y lejos de la Naturaleza, es realmente importante, es la esperanza y la alegría que nos proporciona ver que la vida continua. Siempre podemos disfrutar de las flores que comparten nuestros amigos en las Redes Sociales, en documentales o fotografías tan espectaculares como ésta.