MIS FLORITURAS – Vacaciones del yo

Las mejores vacaciones son esas en las que nos olvidamos de todo lo que nos perturba, sean personas, animales o cosas. Según el Diccionario de la R.A.E, perturbar, es trastornar el orden y concierto o la quietud y el sosiego de algo o de alguien, impedir el orden del discurso a quien va hablando, o dicho de una persona, perder el juicio. Yo me apunto a todas las acepciones, yo perturbo y me perturban.

Mi «yo» se va de vacaciones y no sabe cuando volverá. Cuando el cansancio se une al aburrimiento produce hartazgo, lo mejor es descansar, «mi yo» necesitaba  unas largas vacaciones. Viajará con rumbo desconocido para encontrarse con lo mejor de si mismo. Mi «yo» lleva una mochila pequeña, un equipaje ligero, libre de pensamientos, palabras, obras y omisiones. Le gusta la improvisación y ahora le apetece caminar sin rumbo fijo. Emprenderá solo el camino pero está convencido de que llegarán los encuentros, compartirá jornadas con otros caminantes, voces del mundo que merece la pena que escuchemos.

Doy las gracias a Paul Keller, que esté donde esté, despertó en mí la emoción de reinventarme a mi  misma a través de la literatura y todo gracias a tres sencillas palabras **** VACACIONES **** DEL **** YO.